Jimmie Lawrence Vaughan nacido el 20 de Marzo de 1951 en Oak Cliff, Dallas County, Texas, vive actualmente en  Austin, Texas, y es el hermano mayor de la desaparecida leyenda del blues, el guitarrista Stevie Ray Vaughan.  Juntos grabaron un solo álbum.

Cuando se trata del blues de hoy en día, hay un puñado de reglas que hay que seguir para asegurarse de que la música se mantenga fiel a su potente origen. 

El sonido de placer y de dolor que hizo que los músicos crearan ese sonido es una fuerza que nunca se puede subestimar.  El guitarrista y cantante de Texas, Jimmie Vaughan ha dedicado su vida a asegurarse de que el blues no solo siga vivo, sino que esté lleno de vida y sea una inspiración para todos los que lo escuchan. Él ha mantenido el espíritu del blues durante más de 50 años, y parece no estar dispuesto a detenerse ahora. 

Su nuevo álbum, “Baby, Please Come Home”, es una celebración de lo más honesta de todo lo que puede ser el blues. Las canciones pueden ir hacia arriba, hacia abajo, hacia los lados, pero una cosa es cierta, todas y cada una de las direcciones están llenas de puro sentimiento y sorprendente originalidad. Esto se debe a que, si bien el blues es casi tan antiguo como la propia América, cada vez que un músico pone su alma a vivir dentro de estas canciones, surge algo nuevo.

Hay una reinvención constante para músicos como Vaughan, porque el blues lo exige. Y es así como prospera y avanza esta música. Es la alquimia, donde los instrumentos y la voz se unen para conseguir un sonido único.

En “Baby, Please Come Home”, Jimmie Vaughan prueba sin lugar a dudas que todos sus esfuerzos y energía lo han llevado a la tierra prometida. Tal vez sea porque el blues es realmente el arte de la destilación, buscando el sonido donde no hay notas extrañas, o adiciones innecesarias al sentimiento de libertad. Se tarda años en llegar allí, y la paciencia es definitivamente una virtud.

Por encima de todo, el sentimiento es el elemento más importante de todos. “Tocar lo que sientes siempre ha sido mi principal objetivo”, dice Vaughan. Teniendo en cuenta que ha tenido el tipo de carrera que lo convierte en una leyenda viva, esas no son palabras ociosas. 

Su primer grupo, cuando estaba comenzando la escuela secundaria, tocaba en el Dallas’ Hob Knob Lounge seis noches a la semana, aprendiendo el tipo de lecciones que no se pueden enseñar en otro sitio. Otras bandas en los años 60 le convencieron de que era hora de encontrar una manera de tocar la música que él sentía más fuerte: el blues. Eso lo llevó a Austin a principios de los años 70, donde formó un nuevo grupo de blues con quien compartió su emoción musical. 

Después del éxito mundial con los Fabulous Thunderbirds durante los años 80, llegó el momento de dejar esa banda y construir su propio camino en la exploración de diferentes enfoques del blues. Él no dudó, y descubrió que podía llevarlo a cualquier parte; no había limites “Quería saber qué podía hacer realmente”, dice, “y cuando comencé a cantar encontré un nuevo camino para explorar”

Durante los últimos años, en estudios de grabación cerca de Austin, Vaughan ha estado trabajando en una serie de álbumes dedicados a las canciones que siempre ha tenido en gran estima, grabadas por artistas que lo han inspirado desde sus primeros días en los escenarios, constatando que la música está destinada a encender el corazón y llenar el alma. No puede haber atajos ni juego de manos cuando se reproducen estas canciones que provienen de personas responsables de música tan grande; algunos que son famosos y otros que no son conocidos fuera del blues o del mundo del country

En “Baby, Please Come Home”, esos artistas originales son Lloyd Price, Jimmy Donley, Lefty Frizzell, Richard Berry, Chuck Willis, Bill Doggett, T-Bone Walker, Etta James, Fats Domino, Gatemouth Brown y Jimmy Reed. De muchas maneras, esta es una lista de algunos de los principales proveedores de los mejores sonidos de Estados Unidos. El hecho de que pueda ir desde el blues seminal como Reed hasta uno de los padres fundadores de la música country moderna, Frizzell, demuestra que la música no se trata de como esté etiquetada, sino de cómo se escuche.

El grupo de Vaughan en “Baby, Please Come Home”, incluye a George Rains, Billy Pitman, Ronnie James, Mike Flanigan, Doug James, Greg Piccolo, Al Gomez, Kaz Kazonoff, T. Jarred Bonata, John Mills y Randy Zimmerman. A ellos se unen los vocalistas invitados Georgia Bramhall y Emily Gimble

Estas sesiones, en su mayoría en el estudio de la estación de bomberos de San Marcos, Texas, son el tipo de grabaciones en el que los músicos que han estado tocando esta música durante décadas tienen un estilo de comunicación casi silencioso, donde una mirada o una sonrisa comunica mucho más de lo que las palabras nunca podrían. Como líder de la banda, cantante y guitarrista, Jimmie Vaughan es un maestro en cómo capturar todo esto.

Keith Richards, de los Rolling Stones, dijo una vez: “Los blues, probablemente sean la cosa más importante que Estados Unidos le haya dado al mundo “. A lo que Jimmie Vaughan probablemente agregaría,“si señor”.

Anuncios