Ocho largos años,  han estado esperando los fans de Robyn  el nuevo álbum en solitario de la estrella internacional del pop sueco, en el se incluye la colaboración con Joseph Mount de Metronomy.

“HONEY” es un álbum de pop  prácticamente impecable. No necesita de comentarios políticos o guiños culturales para dejar patente su valor, sólo con la música de baile convence y satisface.

En una serie de entrevistas recientes, Robyn reveló los problemas y luchas con los que ha peleado últimamente, así como las razones de esta espera de ocho años para lanzar nuevo material. Después de la muerte de su amigo y colaborador Christian Falk, y de una ruptura en su relación personal, sufrió de depresión y eso la llevó a una terapia intensa. También estaba agotada después del trabajo con su anterior disco “Body Talk”.

Todo esto le impedía hacer lo que amaba: escribir, producir y actuar. También había que añadir la presión para continuar después de su trabajo más aclamado por la crítica. Es una gran noticia que haya encontrado fuerzas para regresar, pero con “HONEY” ha merecido la pena esperar, ya que este disco está lleno de sorpresas y agrupa perfectamente todo lo que hace de Robynun artista tan excepcional.

https://open.spotify.com/embed/album/0CQ68SLY0B5e6L1rn8jfkc

Es conveniente destacar que a pesar del gran éxito de su anterior disco, Robynha conseguido no repetir fórmulas y generar nuevos sonidos. Tomar ciertos riesgos al final se convierte en algo positivo. Si hubiera seguido en la misma onda de  su anterior trabajo, habría sido para muchos un poco decepcionante y en estos momentos se la estaría acusando de repetitiva. definitivamente no es el caso y “HONEY” apunta a posicionarse como el mejor disco pop del año.

Anuncios