El nuevo single de David Bowie es una miniópera de 10 minutos, un viaje de ida y vuelta al pasado pasando por el futuro. Sombrío, andrógino y tan grande como

Origen: RPM: “BLACKSTAR”